6 min. de Lectura

¿Sabes qué es un absceso dental y cómo tratarlo? Si experimentas dolor a la hora de comer, tomar líquidos o incluso al tacto, este artículo te interesa. El dolor es la forma que tiene tu sistema nervioso de decirte que algo no anda bien. 

Por lo tanto, cuando experimentas dolor en las encías o en los dientes podría tratarse de un asunto delicado. Escucha tu cuerpo. No permitas que un absceso bucal te robe la sonrisa. 

Sigue leyendo y conoce los síntomas y las primeras señales de alarma de un absceso dental y gingival. Tu salud bucal y tu sonrisa son muy importantes y en DentiSalud queremos ayudarte a cuidarla. 

¿Qué es un absceso dental?

Los abscesos son áreas de tejido infectado; cavidades en las que se acumula pus y que, a consecuencia de ello, inflaman la zona en la que se encuentran. Pueden presentarse en casi cualquier parte del cuerpo, tanto de forma interna como externa. 

Los abscesos tienen la función de proteger al resto del cuerpo. Sin embargo, su aparición no debe ser ignorada. Suelen estar acompañados de dolor y de algunos otros síntomas. 

Los abscesos bucales son aquellos que aparecen tanto en las encías como en la raíz de tus dientes. Se dividen en periodontal y dental, de acuerdo al lugar en el que se originan. 

Tienen la función de proteger a tu cuerpo de bacterias que se han abierto paso por alguna lesión o irritación. Esta infección bucodental puede causarse por caries no tratadas o incluso por una pequeña laceración. 

Cuando un absceso no se atiende a tiempo: 

  • Puede evolucionar y provocar la pérdida de la pieza dental.
  • La infección puede abrirse paso e irse a otros órganos vitales de tu cuerpo.

Absceso gingival 

Se caracteriza por ser una infección purulenta localizada entre tu diente y tu encía. Se encuentran asociados a objetos extraños, ya sea algún alimento atrapado o las cerdas del cepillo, situaciones que favorecen la entrada de bacterias.

Absceso periodontal 

Esta es una infección purulenta localizada que destruye los tejidos de soporte del diente, como el ligamento periodontal y el hueso alveolar. 

Absceso pericoronal o periconorario

Infección purulenta localizada alrededor de la corona de un diente que no ha erupcionado por completo. Se presenta con mayor frecuencia en los terceros molares inferiores. 

Evita los abscesos dentales, cuida tu sonrisa

Imagen vía Pexels.

 

Absceso dental o periapical

A diferencia del anterior, este absceso es interno. Se forma debajo del diente, en la raíz, por lo que no siempre es perceptible a simple vista. Aparece cuando el nervio de tu diente está muy dañado o muerto y se forma en la punta de la raíz. 

Síntomas principales de un absceso dental

Cuando tu cuerpo detecta la presencia de bacterias, envía glóbulos blancos para combatir la infección. De esta manera, se forma una barrera para contener estas bacterias y evitar que transiten libremente. Algunos de estos glóbulos blancos se convierten en pus. 

Cuando ignoras un absceso podrías propiciar la aparición de un quiste en la mandíbula. Entre más presión se presente, más inminente será la necesidad de drenar el absceso. En ocasiones, el pus se abre paso por medio de un túnel o conducto sinusal (fístula).

Si tienes un absceso dental es posible que experimentes uno o más de los siguientes síntomas:

Sensibilidad en los dientes

Sentir dolor o incomodidad a la hora de comer o tomar líquidos siempre será una señal de alerta.  

Dolor intenso de la muela o diente

Un absceso puede provocar dolor intermitente, que aparece sin razón aparente. También es probable que se intensifique con la presión ejercida a la hora de morder, masticar o incluso hablar. 

Aumento de volumen

Puede presentarse inflamación intra y extra orales, con aumento de volumen de la encía y enrojecimiento de la zona afecta y alrededores. 

Fiebre

La temperatura corporal media oscila entre los 35 y 37 ºC. Cuando se eleva, es un indicador de que algo no está bien en tu cuerpo. 

Mal sabor de boca

Cuando el absceso se abre y supura pus, provoca un sabor desagradable. Que el absceso deje salir pus es positivo, sin embargo la infección seguirá necesitando un tratamiento. 

¿Qué hacer en caso de tener estos síntomas?

Si experimentas alguno de los síntomas anteriores debes acudir inmediatamente con un especialista. Recuerda que estas señales también podrían indicar otros malestares o enfermedades. No te automediques, evita a toda costa remedios caseros y el tabaco

Si no te es posible acudir inmediatamente a una revisión odontológica, nuestros especialistas te recomiendan hacerte enjuagues con una solución salina suave. Esta ayudará a drenar y a aliviar la presión. 

Si tienes un absceso acude al dentista

Imagen vía Freepik

¿Cómo se cura un absceso dental?

Entre más rápido recibas tratamiento, mayor será la posibilidad de detener el daño y evitar que pierdas algún diente. A veces las dolencias que parecen inofensivas esconden daños importantes para tu cuerpo.  

Después de confirmar el diagnóstico, tu dentista deberá tratar la infección con antibiótico. De igual manera, es importante que drene todo el pus que se haya acumulado. Además de limpiar la zona, mitigará considerablemente el dolor. 

Cuando se trata de abscesos que recién comienzan, el tratamiento es mucho más simple. En el caso de abscesos dentales que ya han evolucionado, es probable que requieras de una endodoncia. Tu dentista removerá y sellará el nervio afectado. 

En los casos en los que el absceso ha dañado la raíz del diente, es necesario extraer la pieza. Recuerda que esta será siempre la última opción, pero, de cualquier modo, existen excelentes opciones de implantes para estos casos. 

Es de suma importancia que sigas las indicaciones de tu dentista para asegurar una buena respuesta a tu tratamiento. Recuerda también, al acudir a tu consulta, llevar todas tus dudas, así como la lista de medicamentos que estés tomando. 

Conclusión

Tu salud bucal es muy importante, mantente alerta a cualquier señal que envíe tu cuerpo. 

Los abscesos dentales y gingivales son parte de un proceso para combatir infecciones, de cualquier modo requieren de atención médica. Evita los remedios caseros.

Los abscesos dentales y gingivales se pueden prevenir con una buena higiene dental. Elige el mejor cepillo de dientes para ti y pregunta a tu especialista por la técnica adecuada de limpieza. 

En DentiSalud estamos comprometidos con tu salud bucal. Visítanos para conocer nuestros servicios. 

Si te ha gustado, quizás te interese:

Encías saludables. ¿Sabes qué es la periodontitis?

Las caries son cosa seria: todo lo que debes saber para cuidar tu sonrisa

Dile adiós al peligroso sarro dental; descubre cómo eliminarlo

La rehabilitación oral puede ser para ti. Conoce todo acerca de ella