5 min. de Lectura

Todos queremos mantener una buena salud oral, pero a veces hay afecciones bucales que no podemos controlar. Uno de esos problemas es el sarro dental, una placa que puede arruinar cualquier sonrisa.

Tener sarro es un inconveniente bastante común, sin embargo, puede ser tratado por un odontólogo y también puede prevenirse. Cuidar tu sonrisa y salud oral debe ser una prioridad, por ello te ofreceremos una serie de consejos útiles.

Si te preguntas ¿Qué hacer para prevenir el sarro dental? ¿Cómo sé si tengo sarro dental? ¿Qué hacer si ya tengo sarro en los dientes? Aquí te contamos cómo  identificarlo y qué hacer para eliminarlo o evitarlo.

 

Ebook Dentisalud colocación de brackets

¿Qué es el sarro dental?

También conocido como cálculo dental, es la placa bacteriana que se ha endurecido sobre los dientes o encías. Está conformado por los residuos de alimentos, calcio y bacterias adheridas a la superficie dental.

Cuando la placa no es removida se va solidificando cada vez más. Al principio, como una especie de masa blanca que, con el tiempo, se torna de color negro o grisáceo. 

Si no es atendido por un odontólogo, el sarro termina creando caries y enfermedad periodontal; lo que terminará dañando piezas dentales. Además, a nivel estético resulta desagradable y puede crear problemas de autoestima.

¿Cómo se ve el sarro dental?

Hay dos tipos de sarro dental, el supragingival, que se adhiere a la superficie dental y se percibe como una coloración amarillenta; y el subgingival, que se forma debajo de las encías y es difícil de detectar a simple vista.

 

 

 

El sarro dental no solo causa problemas de salud oral, también representa una molestia estética que afecta la sonrisa; sin embargo, su prevención resulta sencilla.

¿Cómo saber si tengo sarro dental?

Si pasas la punta de tu lengua por la superficie dental y sientes zonas rugosas o protuberancias, tienes sarro. Pero cuando no puedes percibirlo a simple vista, lo ideal es que acudas a un odontólogo.

El dentista es el profesional certificado para tratar este tipo de afecciones orales, pero en tus manos también está evitar que aparezca. ¿Cómo? Presta atención a las siguientes recomendaciones:

  • Procura cepillarte los dientes al menos dos veces al día de manera correcta y minuciosa.
  • Acostumbra a usar seda dental con frecuencia -diariamente para mejores resultados- a fin de remover la placa y los residuos que el cepillo no alcanza.  
  • Complementa las rutinas de limpieza diaria con el uso de un enjuague bucal que ayude a remover la placa.
  • Asegúrate de programar visitas al dentista cada 6 meses, mínimo, para realizarte limpiezas más profundas y hacerte un chequeo general. 
  • Evita comidas azucaradas y ricas en almidón.

Visita a tu dentista

Pese a que puedes prevenir el cálculo dental siendo cuidadoso en tus hábitos de higiene, cuando aparece el sarro, sólo un profesional puede removerlo. Por lo tanto, las visitas periódicas al odontólogo serán lo más indicado para mantener tu salud oral.

El odontólogo es el profesional indicado para tratar los inconvenientes causados por el sarro, como inflamaciones, caries, caídas y abscesos. Ante uno de estos escenarios, es importante que acudas al dentista de inmediato, ya que la situación podría empeorar.

 

Salud oral y visitas al dentista

Photo by Geo Days on Unsplash. Licencia CC0

 

Muchos temen asistir al odontólogo porque tienen la idea de que los procedimientos para tratar el sarro dental resultan dolorosos. Sin embargo, la realidad es que, gracias a las nuevas tecnologías, el proceso es rápido y el grado de dolor es de leve a moderado. 

Para ver el estado del sarro presente en los dientes, el odontólogo introduce una sonda periodontal, un instrumento de punta roma que se utiliza para verificar cómo se encuentran los dientes afectados, sin causar dolor.

Una vez realizado el diagnóstico, el dentista procede a realizar una limpieza superficial, en caso de que el sarro sea supragingival (sobre superficies por encima del margen de la encía).

O una limpieza dental profunda, si se trata de sarro subgingival (debajo del margen de la encía donde no es visible); lo que conlleva un raspado para remover el sarro de la superficie y, luego, un alisado de las raíces para eliminar las áreas ásperas donde se alojan las bacterias que favorecen la aparición del sarro dental.  

Conclusión

La formación de sarro dental es muy común pero realmente no se trata de algo grave si lo previenes. A modo personal, basta con tener y reforzar tus hábitos de higiene diarios.

Pero en caso de que ya tengas cálculo dental, deberás acudir al dentista. El especialista será quien te indicará el mejor procedimiento a seguir para evitar que el sarro avance.

Para mantener una buena salud oral es importante que, además de los hábitos de higiene, programes consultas periódicas al odontólogo. Esto contribuirá a evitar que el sarro evolucione y cause alguna enfermedad dental incómoda y dolorosa.

En DentiSalud puedes programar tu cita cuando lo necesites. Nuestro equipo de profesionales atenderá tu caso y responderá a las dudas que tengas respecto a nuestros tratamientos y procedimientos.

 

Si te ha gustado este artículo quizá te interese:

Todo lo que debes saber sobre salud oral

Cómo puede ayudarte la rehabilitación oral a recuperar la confianza

La clave para tener dientes más blancos  

Ebook Dentisalud colocación de brackets