6 min. de Lectura

¿El dolor dental no te permite disfrutar de un helado o de una rica taza de café? ¿Sientes dolor cuando cepillas tus dientes o incluso al ejercer un poco de presión en ellos? Si respondiste que sí a alguna de estas preguntas, es probable que sufras de sensibilidad en los dientes.

La sensibilidad dental puede parecer inofensiva al inicio, pero ¡cuidado! podría convertirse en un verdadero problema para tu salud oral. Este padecimiento bucal es mucho más que incomodidad al comer o beber. 

La sensibilidad dental puede robarte el placer de comer, beber o incluso de sonreír. ¡No lo permitas! ¿Quieres volver a disfrutar de una bebida fría sin miedo? Sigue leyendo y conoce los síntomas, causas, tratamiento y medidas preventivas que puedes implementar.

¿Qué es la sensibilidad oral? 

La sensibilidad en los dientes es el dolor provocado por la estimulación del nervio dental. Nuestros dientes están cubiertos por un esmalte que protege la dentina: un tejido poroso con canales que conducen al nervio. 

Cuando este esmalte se pierde, los canales quedan expuestos, favoreciendo la irritación del nervio. Pero no solo la pérdida del esmalte puede provocar dolor, también ocurre si tu encía (tejido gingival) se retrae.

Cuando esto sucede, la raíz de tus dientes queda expuesta, dando acceso directo al nervio central. Es por eso que cualquier estímulo llega a provocar dolor. En ocasiones, el dolor es una simple molestia, pero en la medida que el problema evoluciona, puede significar ser intolerable. 

Muchas personas llegan incluso a evitar cepillarse los dientes, huyendo del terrible dolor. Sin embargo, una limpieza deficiente puede traer aún más problemas. 

Si tú o alguien de tu familia experimenta dolor al comer, beber o cepillarse, deben consultar a un especialista. Identificar la causa del dolor es fundamental para elegir el tratamiento más adecuado. Evita remedios caseros que podrían poner en riesgo tu salud bucal y bienestar general.

¿Sensibilidad oral o caries?

La sensibilidad oral es incómoda, de eso no hay duda. Sin embargo, la incomodidad es el primero de muchos otros problemas relacionados con tu salud oral. La mayoría de las personas comienzan evitando ciertos alimentos que, por su temperatura, les causan dolor. Lamentablemente, ahí no termina todo. 

No permitas que la sensibilidad dental te detenga

Photo by Burst from Pexels. Licencia CC0

 

Cuando el dolor se vuelve más intenso, comer se vuelve un martirio y el cepillado puede ser una tortura. Muchas personas que sufren de sensibilidad dental optan por cepillarse de forma superficial o incluso dejar de cepillarse por completo. Esto solo favorecerá la aparición de placa dentobacteriana.

La acumulación de placa es sumamente dañina para la composición de tus dientes. El ácido que producen las bacterias que conforman la placa dañan la dentina. Dicho daño puede ir en aumento hasta afectar severamente la raíz de tus dientes, provocando un absceso apical. 

Además de la sensibilidad dental, hay muchos otros padecimientos, como las úlceras bucales, que pueden provocar dolor o malestar. Por esta razón es importante que no te automediques ni llegues a diagnósticos por tu cuenta. Los remedios caseros podrían empeorar la situación

Hay personas que reportan experimentar cierta sensibilidad dental después de un procedimiento de blanqueamiento dental. Consulta con tu especialista cuáles son los cuidados adecuados para evitar su aparición. 

 

Causas de la sensibilidad oral

La sensibilidad oral puede ser intermitente. Lo cual no le resta seriedad. A continuación te presentamos las 3 principales causas de sensibilidad en los dientes. Comprenderlas puede ayudarte a evitar dolor, incomodidad y futuras complicaciones. 

Cepillado muy fuerte

El cepillado correcto es básico para la salud bucal. Una buena técnica no solo evita caries y mal aliento, sino que también asegura una dentadura sana libre de dolor. En este vídeo podrás conocer la técnica más efectiva para cepillar tus dientes. 

Si aplicas demasiada fuerza al cepillarte, puedes llegar a lastimar la encía o incluso provocar su retracción además de desgastar el esmalte dental. De igual manera, cuando cepillas de forma superficial, favoreces la acumulación de placa. Encías retraídas y placa son factores que favorecen la sensibilidad dental. 

 

Si aplicas demasiada fuerza al cepillarte, puedes llegar a lastimar la encía o incluso provocar su retracción además de desgastar el esmalte dental. De igual manera, cuando cepillas de forma superficial, favoreces la acumulación de placa. Encías retraídas y placa son factores que favorecen la sensibilidad dental. 

Malos hábitos

Hay muchos hábitos que dañan severamente tu sonrisa, entre ellos encontramos:

  • No lavarse los dientes: Al cepillarte los dientes correctamente después de los alimentos, evitarás la acumulación de bacterias. Es importante que elijas un dentífrico suave para proteger tu encía y una crema dental con bajo nivel de abrasivos.
  • No usar hilo dental: El hilo o cera dental te ayuda a eliminar placa y restos de alimentos en lugares que no alcanzas con el cepillado regular. Es importante que lo implementes en tu rutina de limpieza una vez al día. 
  • Fumar: De acuerdo con el Centers for Disease Control and Prevention, las personas que fuman tienen dos veces más probabilidades de sufrir alguna enfermedad bucal. 
  • Morder objetos duros: Esto incluye morderse las uñas, usar los dientes como herramientas, cortar hilos con una mordida. 
  • Apretar o rechinar los dientes: El estrés es una de las principales causas de bruxismo y es mucho más grave de lo que parece. 

No se trata de declararle la guerra al azúcar, ni vamos a pedirte que lo elimines completamente de tu dieta. Simplemente modera su consumo; una dieta alta en azúcar podría favorecer la aparición de la sensibilidad en los dientes. Así como los alimentos ácidos, las bebidas carbonatadas y el alcohol. 

Azúcares

No es la temperatura de los alimentos lo que provoca el dolor, sino su composición. Pregunta a tu dentista qué alimentos deberás evitar e infórmate sobre muchos otros cuidados en tu próxima consulta. 

Conclusión

La sensibilidad en los dientes aparece cuando el esmalte dental está dañado o la encía se ha retraído, dejando expuesta la raíz. 

Su tratamiento debe estar en manos de expertos

Una técnica adecuada y constante de limpieza dental es clave para la salud bucal y para evitar los dientes sensibles. 

Evita remedios caseros que podrían dañar aún más tus encías y piezas dentales. Acude siempre con especialistas.

Para proteger tus dientes y los de tu familia, visítanos hoy mismo. En DentiSalud podemos ayudarte a recuperar tu sonrisa

Contáctanos aquí para pedir una cita.

Disfruta de tu comida favorita sin dolor y deja que tu sonrisa hable bien de ti. 

Si te ha gustado, quizá te interese:

¿Qué Es la Ortodoncia Invisible y Dónde la Encuentro?

Recupera la Salud Bucal y tu Confianza con la Rehabilitación Oral

Implantes Dentales. ¿Son para Ti? Descúbrelo Aquí

El ABC de la Salud Bucal.