5 min. de Lectura

Muchas personas padecen periodontitis y no se preocupan demasiado cuando ven sangre al lavarse los dientes. Imagina que tus manos sangraran cada vez que las lavas? ¿esto te parecería normal?

El cuidado de la boca va más allá de un tema estético, se trata de mantener una salud integral de encías y dientes. Por eso es super importante que te preocupes si notas sangrados, inflamación y dolor.

Aunque no lo creas, la periodontitis es una enfermedad muy común. Tanto, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que el 80% de la población padece la enfermedad. 

Por su parte, en Colombia se estima que más del 60% de los ciudadanos padece periodontitis. Así lo señala un estudio realizado por la Universidad CES en 2016.

Vivir con ortodoncia es posible

¿Qué es la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad infecciosa que afecta los tejidos que rodean, soportan y protegen al diente. Esta condición puede comenzar con el enrojecimiento y sangrado de las encías, de forma espontánea o cuando te cepillas.

¿Qué la causa? La placa y el sarro se acumulan en la base de los dientes, generando progresivamente una inflamación del área. A raíz de esa condición, aparecen bolsas o sacos periodontales, entre la encía y el diente, que se llenan de bacterias.

Si estas bolsas no son tratadas, las bacterias acumuladas afectan el hueso y los tejidos de soporte, produciendo la periodontitis.

 

Clasificación

Periodontitis crónica: De avance lento, no afecta a todos los dientes por igual. Daña el tejido y puede producir la pérdida del hueso.

Periodontitis agresiva: En este caso, la destrucción ósea es rápida y puede aparecer a cualquier edad.

Periodontitis con manifestación de enfermedad sistémica: Pueden ser señales tempranas de enfermedades como la diabetes y la leucemia.

Enfermedad periodontal necrosante: La necrosis gingival avanza con rapidez. En personas jóvenes puede causar destrucción de los tejidos y huecos en el área.

Absceso periodontal: En esta etapa se ha extendido la infección por los tejidos, debido a que el pus no puede ser drenado. Esto ocasiona una rápida destrucción ósea.

¿Cómo me afecta la periodontitis?

La periodontitis es una enfermedad bastante común, que puede ocasionar graves daños a tu salud si no recibes atención médica. ¿Quieres saber cómo puede afectarte esta condición? Continúa leyendo.

Problemas del corazón

La periodontitis incide en los aumentos de ataques al corazón y las enfermedades cardíacas. Incluso se cree que empeora las enfermedades del corazón ya existentes.

Diabetes

La periodontitis aumenta las probabilidades de padecer diabetes, debido al descontrol que causa en los niveles de azúcar.

Problemas en el embarazo

Las mujeres pueden padecer gingivitis durante el embarazo, la cual puede evolucionar a periodontitis, en caso de no ser atendida, y puede provocar partos prematuros. Además, los bebés tienen más probabilidades de tener bajo peso al nacer.

Disfunción eréctil

Estudios realizados a hombres con disfunción eréctil encontraron que todos los afectados padecían de periodontitis.

Enfermedades de las vías respiratorias

Las bacterias que aparecen con la periodontitis pueden llegar a causar infecciones pulmonares. También pueden empeorar las enfermedades respiratorias ya existentes.

Síntomas principales de la periodontitis

  • Sangrado espontáneo o durante el cepillado.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Supuración.
  • Movilidad de las piezas dentales.
  • Pérdida de dientes.
  • Retracción gingival.
  • Dolor.

 ¿Qué tratamientos existen para tratar la periodontitis?

Lo primero que debes hacer, si padeces alguno de los síntomas aquí mencionados, es asistir al dentista. El especialista será el indicado para examinar tu caso y determinar el tratamiento más adecuado para ti.

Debes saber que existe más de un tratamiento para tratar la enfermedad periodontal. Hay procedimientos sencillos, no invasivos, y, por otro lado, están los tratamientos quirúrgicos.

Los tratamientos buscan limpiar las bolsas que se forman alrededor de los dientes, para así evitar que el daño avance y afecte el hueso de manera irreversible.

Tratamientos no quirúrgicos

  • Raspado 

Este procedimiento elimina el sarro y las bacterias alojadas en la superficie dental y debajo de las encías. Se puede llevar a cabo con instrumentos, dispositivos ultrasónicos o con láser.

  • Alisado radicular 

Este procedimiento tiene como objetivo suavizar la superficie de las raíces y evitar la posterior acumulación de sarro y bacterias.

  • Antibióticos

Pueden consistir en enjuagues bucales o geles con antibiótico, que ayudan a controlar la infección causada por las bacterias.

Tratamientos quirúrgicos

  • Cirugía de reducción de bolsas

A través de una incisión mínima en la encía se procede a exponer las raíces, con el objetivo de realizar un raspado y alisado más eficaz. Tras el procedimiento será más fácil realizar limpiezas en el área para mantener las encías en óptimo estado.

  • Injerto de tejido

Se realiza para reforzar parte del tejido blando afectado por la periodontitis.  Se lleva a cabo extrayendo tejido de tu paladar o de un donante, para injertarlo en la parte dañada.

  • Injerto óseo

Se recurre a este procedimiento cuando la infección ha dañado el hueso. El injerto puede provenir de tu propio hueso, uno donado o uno sintético. Este injerto sirve como base para el crecimiento del hueso natural.

Si finalmente es imposible restaurar la pieza dental, el dentista las extraerá y procederá a sustituirlas por prótesis dentales.

Conclusión

La periodontitis debe ser atendida desde el primer momento en que el paciente siente o nota algún síntoma de la enfermedad. Ignorar los sangrados o cualquier otra molestia puede hacer que la situación empeore y que, finalmente, se termine deteriorando la salud.

Para evitar la periodontitis procura mantener una adecuada higiene bucal, evita el tabaco y visita al dentista de forma regular para limpiezas y revisiones.

En Dentisalud te brindamos atención profesional y, a través de la evaluación integral de tu caso, te indicaremos el tratamiento indicado para mantener tu salud oral en óptimo estado.

Si te ha gustado este artículo, quizá te interese:

El ABC de la salud oral

Conoce los beneficios de la rehabilitación oral

¿Por qué tengo úlceras en la boca?