6 min. de Lectura

Fuiste a consulta con el odontólogo por un dolor en un diente y deben hacerte un tratamiento de conducto. ¿Qué es eso?, ¿me va a doler?, ¿perderé mi diente? Muchas son las dudas que vienen con el diagnóstico.

Si fue el caso, seguramente el especialista te explicó en qué consiste el procedimiento, denominado endodoncia. Sin embargo, siempre quedan dudas que no se aclaran al momento. 

Es por eso que en Dentisalud despejamos todas las inquietudes que puedas tener; sea que debas realizarte el tratamiento de conducto o que tengas síntomas que te hagan sospechar que lo necesitas. Este artículo lo explica todo.

¿Qué es un tratamiento de conducto?

La endodoncia es un procedimiento de extracción del nervio inflamado o necrosado de un diente. A este procedimiento se le conoce mayormente como tratamiento de conducto, dado que es ahí donde se efectúa el trabajo.

Para entender mejor, el diente tiene un núcleo compuesto por vasos sanguíneos y nervios que conforman la pulpa. Esta pulpa se ubica en un espacio llamado conducto radicular; cada diente puede tener uno o más de estos conductos.

La pulpa puede infectarse por bacterias y dañar el tejido por varias razones. Entre ellas están:

 

¿En qué casos se recomienda?

Las caries profundas son la razón principal para optar por un tratamiento de conducto; ya que llegan a la parte del diente llamada pulpa, donde suele causar una inflamación irreversible acompañado de infección en algunos casos.

No obstante, un fuerte golpe en la pieza dental también amerita ir al odontólogo, para verificar si requieres tratamiento de conducto. Esto, porque a raíz del impacto puede debilitarse el nervio y generar necrosis pulpar.

En general, la endodoncia debe realizarse ante la persistencia de inflamación (pulpitis) y dolor en una pieza dental. ¿Eres de los que prefiere aguantar dolor? Te recomendamos no hacerlo. Este tratamiento evita que la infección pase a otros tejidos, evitando la extracción del diente.

 

Tratamiento de conducto

Imagen de oswaldoruiz en Pixabay. Licencia CC0

Tratamiento de conducto paso a paso

Previo a iniciar la endodoncia, tu especialista habrá evaluado los síntomas y revisado tu historia clínica; esto para saber si existe algún tratamiento anterior en los dientes. También se toma una radiografía del diente, para tener claro hasta qué punto se ha extendido la infección.

Te detallamos el proceso:

 

  1. Para iniciar el tratamiento de conducto se aplica anestesia local. Esta anestesia bloquea completamente el dolor. 
  2. El diente a tratar se aísla del resto de la boca, con una capa de goma llamada dique. Esto para evitar la expansión de cualquier infección o que tragues cualquier elemento que se use durante el procedimiento.
  3. Se procede a abrir un agujero en la parte superior del diente y a retirar la pulpa muerta o enferma. 
  4. Luego de retirado el tejido dañado, se limpia el área y se rellena, para evitar infecciones en el futuro. Este proceso puede tomar varias horas, tu odontólogo te confirmará si necesitas más de una sesión. 

 

Si el conducto radicular está severamente dañado, se coloca un empaste temporal en el diente para protegerlo hasta la próxima visita. De lo contrario, se coloca un empaste permanente para sellar el diente.

Dependiendo del criterio del endodoncista, puede tomarse una radiografía para evaluar el diente antes de rellenar. Si existe riesgo de que se pueda fracturar el diente nuevamente, puede sugerir que se coloque una corona; un capuchón artificial que se encaja sobre el diente.

Culminado el procedimiento, el paciente regresa a casa, sin necesidad de cuidados especiales. Pueden transcurrir varias horas antes de que la boca recupere total sensibilidad.

¿Hay dolor después de la intervención?. Desde una pequeña molestia hasta un dolor constante podrían darse de manera local, es decir, en el área tratada. Para esos casos, puedes tomar analgésicos de venta sin receta que contengan Acetaminofén.

Siempre que tengas dudas, consulta al médico tratante.

¿Hay riesgos por un tratamiento de conducto? 

En todo procedimiento médico existen algunos riesgos, pero con el tratamiento de conducto no tienes por qué angustiarte. Aquí te lo explicaremos:

  • Durante o después del procedimiento, pudieras presentar algún efecto secundario a causa de algún producto o medicamento aplicado. Las posibilidades son mínimas, para eso se hacen los exámenes de rigor y la evaluación.
  • Con relación al dolor, como lo mencionamos anteriormente, puede manifestarse de forma local. Si hay dolor generalizado, extraoral, consulta al especialista.
  • Adicionalmente, puedes presentar sensibilidad, pero es temporal. Si la sensibilidad persiste luego de una semana o empeora… sí, contacta a tu odontólogo.
  • Por otra parte, si el diente tratado no sana correctamente o sufre una nueva lesión, puede repetirse el tratamiento de conducto.
En tratamiento de conducto se usa anestesia local

Foto de Cedric Fauntleroy en Pexels. Licencia CC0

Recuperación

Hasta que cicatriza la herida, es inevitable sentir algunas molestias; que pueden durar unas horas o un par de días. Se trata de una herida mínima, por lo que podrían pasar desapercibidas. 

Sin embargo, para que no te sorprenda algún síntoma, los más frecuentes son:

  • Molestia al masticar

  • Sensación de diente de gran tamaño

  • Sensibilidad al tocar el diente

Estas molestias irán disminuyendo en unos cuantos días. Debes tener en cuenta que el tratamiento de conducto debe ser evaluado pasado el año. Para ello, se tomará una radiografía y se evaluará cualquier irregularidad. 

En caso de presentar signos de daño, o si el diente no sana correctamente, necesitarás otros controles; que serán indicados por el especialista. En algunos casos es necesario otro tratamiento de conducto.

Una parte importante, después del tratamiento de conducto, es prestar atención a tu higiene oral. En Dentisalud te recomendamos cepillar regularmente tus dientes; especialmente luego de ingerir alimentos o bebidas con azúcar y usar el hilo dental a diario. 

 

Guía para salvar tus dientes endodoncia

Consulta el ebook

Conclusión

Una endodoncia es un tratamiento rutinario para los especialistas, postergar la visita al odontólogo por miedo o dudas ya no es excusa. Como te hemos explicado en este artículo, tu odontólogo hace una evaluación de los síntomas y aplica los estudios necesarios.

El proceso de sanación de la pieza puede culminar el mismo día o requerir varias citas; sin embargo es un proceso indoloro durante la intervención. Posterior al tratamiento, las molestias habituales no te impiden seguir con tus actividades diarias.

Atiende cualquier irregularidad en tu dentadura con tiempo, es lo que podría salvar la vida de tu diente y evitar la extracción. En Dentisalud te brindamos las mejores opciones. Visita nuestra sección de endodoncia y pregúntanos acerca de tu plan o contáctanos.

Si el dolor es insoportable puedes comunicarte con nosotros a la unidad de consulta virtual para urgencias odontológicas.

Si te gustó este artículo, tal vez podrían interesarte estos:

La mejor opción de clínica dental en tiempos de Covid

Reconoce una urgencia dental y cómo tratarla

Cómo salvar tu pieza dental luego de una fractura