4 min. de Lectura

El esmalte dental es la capa externa que recubre los dientes. Está compuesto por hidroxiapatita, un mineral traslúcido de alta dureza que, una vez que se pierde, se pierde para siempre.

Con el tiempo, el esmalte dental se va deteriorando y, con ello, se va acabando su capacidad de protección sobre las piezas dentales. Por tal motivo, es importante que cuidemos ciertos hábitos en nuestra vida diaria para evitar crear o acelerar el daño.

¿Te preocupa el estado de tu sonrisa y quieres saber qué hacer para prevenir el desgaste de tu esmalte dental? Aquí te damos algunos consejos.

¿Cómo sé si se dañó mi esmalte dental?

El esmalte es fundamental para la salud oral y, además, es un tema estético. Si este recubrimiento se deteriora, no solo perdemos el brillo de nuestra sonrisa, también somos más propensos a sufrir fracturas dentales, caries y sensibilidad dental. 

Por esta razón, es importante notar cuándo surge el desgaste. El consumo de algunas bebidas y comidas ácidas, la presencia de placa bacteriana y el sarro, contribuyen a la pérdida del esmalte dental.

En la siguiente lista encontrarás las señales que pueden ayudarte a detectar si tu esmalte dental se está deteriorando:

Dientes rotos o fracturados

Si notas grietas en tus dientes, podría ser una señal de alerta. Posiblemente tu esmalte dental se está erosionando y esto provoca el debilitamiento de las piezas dentales.

Dientes amarillos

Otra señal de pérdida del esmalte son los dientes amarillos. La dentina, que es la mayor parte del tejido óseo, tiene un color amarillo por naturaleza. Por eso, cuando se desgasta el esmalte dental, queda en evidencia ese tono amarillento.

Usas un cepillo dental de cerdas duras

Quizá pienses que los cepillos de cerdas duras son los que te permiten una mejor limpieza. No obstante, la verdad es que este tipo de cepillos provoca el desgaste del esmalte paulatinamente.

La clave de una buena limpieza está en los movimientos que realizas mientras te cepillas, no en el tipo de cerdas de tu cepillo dental.

Cepillos duros en esmalte dental

Photo by Alex on Unsplash. Licencia CC0

 

Dolor en diente

Si al consumir bebidas frías o calientes sientes sensibilidad en los dientes, es señal de que tu esmalte se ha debilitado. En este caso, también puedes llegar a sentir una especie de corrientazo al comer alimentos dulces.

¿Cómo evito que se dañe mi esmalte?

Aunque no lo creas, muchas de las razones que contribuyen al deterioro de tu esmalte dental tienen origen en tu rutina diaria. Ciertas comidas, bebidas y malos hábitos de higiene, son algunos aspectos que debes revisar si quieres evitar dañar tu esmalte.

A continuación, algunos consejos que puedes poner en práctica para no afectar tu esmalte dental:

  • Cepilla tus dientes al menos dos veces al día.
  • Utiliza un cepillo de cerdas suaves para limpiar tus dientes.
  • Procura usar seda dental para eliminar los restos de los alimentos en aquellas zonas donde el cepillo no llega.
  • Usa crema dental fluorada.
  • Realiza visitas periódicas al dentista para limpiezas y chequeos.
  • Evita morder hielo, uñas u objetos duros.
  • No fumes.
  • Lleva una dieta equilibrada. No consumas en exceso alimentos ácidos y altos en azúcares. 

 

¿Se puede fortalecer el esmalte dental?

Como lo mencionamos al principio, una vez que el esmalte dental ha sufrido desgaste no hay vuelta atrás. Es decir, no existe tratamiento que logre regenerar la capa perdida. No obstante, te ofrecemos algunos tips para prevenir el deterioro.

En primer lugar, podemos decirte que una buena higiene es la clave para prevenir el daño del esmalte. Una limpieza adecuada eliminará los restos de comida y la placa bacteriana de tu boca.

Como te comentamos anteriormente, es ideal el uso de dentífricos y enjuagues que contengan fluoruro para fortalecer el esmalte. Por el contrario, evita productos que contengan bicarbonato y sustancias abrasivas.

Evitar daño del esmalte dental

Photo by Isaiah McClean on Unsplash. Licencia CC0

Te recomendamos que disminuyas en lo posible el azúcar de tu dieta. Los dulces son el principal enemigo del esmalte dental. Si por alguna razón comes alimentos azucarados, cepilla tus dientes tras la ingesta.

Es importante que reduzcas los alimentos ácidos y las gaseosas. Estos resultan muy agresivos para el esmalte dental. Para minimizar el daño, en estos casos, procura beber estos líquidos ácidos con pajillas, para reducir el contacto.

Por otra parte, si quieres reforzar el esmalte dental puedes consultar con el dentista sobre el tratamiento de remineralización. Hay productos que contienen fluoruro y fosfato de calcio que ayudan a fortalecer el esmalte.

Conclusión

El deterioro del esmalte dental es irreversible, por eso cuidarlo debe ser una prioridad para tu salud oral. 

Para proteger tu esmalte debes mantener una buena higiene dental, minimizar la ingesta de alimentos ácidos y azucarados; así como las bebidas carbonatadas. 

Si has notado alguna señal de deterioro del esmalte dental, debes visitar el dentista antes de que sea tarde. 

Si te ha gustado este artículo, tal vez podrías leer estos:

Todo sobre una buena salud bucal

Los secretos del método Invisalign

Tips para poseer unos dientes relucientes y muy blancos