6 min. de Lectura

La infección de los tejidos que rodean al diente se conoce como enfermedad de las encías. Esta condición es indolora y puede que ignores que la padeces. Por eso, es esencial estar atento a los síntomas.

La enfermedad de las encías se caracteriza por tres etapas. En específico se trata de etapas que van de menor a mayor gravedad: gingivitis, periodontitis y periodontitis avanzada.

Una vez que has detectado uno o varios síntomas que den señal que tienes enfermedad de las encías debes tratarla. Aquí te decimos cómo detectarla y lo que debes saber para curarla.

 

Tipos de periodontitis

Cuando la enfermedad de las encías no ha sido tratada avanza a una periodontitis. En esta etapa la infección se vuelve mucho más grave, pues daña los tejidos de soporte y ataca al hueso.

Veamos cuáles son los tipos de periodontitis:

Periodontitis crónica

Es el tipo más común y afecta en la mayoría de los casos a los adultos. No obstante, hay niños y adolescentes que pueden padecerla. Se origina por la acumulación de placa.

Se caracteriza por el deterioro lento del área afectada y que finalmente termina destruyendo encías y huesos. Si no se trata puede culminar con la pérdida de piezas dentales.

Periodontitis agresiva

Este tipo de periodontitis afecta a un número reducido de personas y puede iniciarse en la niñez o adultez. Esta condición está vinculada a un factor genético y se caracteriza por una pérdida rápida de tejido y hueso.

 

¿Quieres curar la enfermedad de encías?

Vía StockVault. Licencia CC0

 

Periodontitis necrosante

En esta etapa de la enfermedad hay un rápido deterioro y destrucción no solo de encías. También de los ligamentos y el hueso. Todo esto es causado por una necrosis (falta de suministro de sangre).

Es importante saber que esta condición suele presentarse en personas con condiciones clínicas específicas. Entre ellas desnutrición, cáncer y el VIH.

Síntomas de la enfermedad de las encías

Pese a que los síntomas suelen pasar desapercibidos, hay señales claras que se manifiestan cuando padeces la enfermedad de encías. Presta atención e identifica cualquier señal de alerta.

Inflamación

Las bacterias son las causantes de la inflamación de los tejidos, lo que se denomina gingivitis. En estos casos, los tejidos se enrojecen y hasta puede presentarse un ligero sangrado de encías al masticar, durante el cepillado o al apretar un poco los dientes. 

Dolor al masticar

Cuando la enfermedad de las encías ha avanzado se produce movilidad de las piezas dentales. En su fase avanzada puede producirte dolor mientras muerdes o masticas.

Sensibilidad a temperaturas frías o calientes       

Este síntoma es uno de los más comunes. Seguro alguna vez has sentido dolor cuando tomas bebidas calientes o muy frías, también cuando ingieres comidas ácidas.

Dientes flojos

Una vez presente la infección, ésta se disemina por los tejidos de las encías y ligamentos y se deteriora la zona ósea. De esta forma, el diente pierde apoyo en la encía y se afloja.

Sin embargo, debes saber que no solo la enfermedad de las encías es causante de dientes flojos. Entre otras de las razones que pueden originar piezas flojas está el bruxismo y una mordida inapropiada.

Sangrado de encías

El sangrado de encías es causado por la acumulación de placa en el tejido que rodea las piezas dentales. La presencia de sangre también es síntoma de una infección grave.

Mal aliento

Es otro de los síntomas más comunes de la enfermedad de las encías. Se conoce como mal aliento patológico y tiene origen en la presencia de gingivitis y periodontitis.

¿Cómo curar la enfermedad de las encías?

¿Crees que la enfermedad de las encías no tiene cura? Debes saber que esta condición es perfectamente tratable. Lo que sí debe ser esencial es que una vez detectados los síntomas acudas al dentista.

Es importante que evites automedicarte ante la aparición de cualquier síntoma que indique enfermedad de las encías. Si ignoras las señales o te automedicas podrías correr el riesgo de empeorar la condición y causar daños irreversibles.

Como lo comentamos al inicio, la enfermedad de las encías puede ser silenciosa. Por eso, es vital que te sometas a chequeos dentales periódicos. Solo un dentista calificado puede diagnosticar idóneamente e indicar el tratamiento a seguir.

Los métodos más comunes para curar la enfermedad de las encías son:

Limpieza debajo de las encías

Con este procedimiento se retira por completo la placa y se ataca la enfermedad en su etapa inicial. De esta forma, se evita que la condición avance o empeore.

Raspado y alisado radicular

Se trata de una limpieza profunda que tiene como fin eliminar todo el sarro que se ubica entre las piezas dentales y la encía a nivel de las raíces. 

Tratamiento con antibióticos

El dentista indicará el uso de un antibiótico (enjuagues bucales o geles) para evitar que la infección avance. Este tipo de tratamiento también ayuda a bajar la inflamación.

Cirugía

Se toma la cirugía como opción si la enfermedad ha avanzado hacia un caso de periodontitis crónica o agresiva. El dentista procede a abrir las bolsas de las encías afectadas, luego sutura y fija bien los tejidos a los dientes.

Injertos

Los injertos se realizan cuando los tejidos han sido destruidos a causa de la enfermedad. El dentista toma encía sana y la sutura sobre la encía dañada.

Conclusión

Lo más importante en caso de padecer la enfermedad de las encías es no ignorar los síntomas. Y este punto es especialmente importante porque por un descuido la condición puede empeorar y causar daños graves a los tejidos.

La prevención es esencial. Procura tener buenos hábitos de higiene para evitar que se acumule placa y bacterias en la boca. Por otro lado, es ideal que asistas al dentista con regularidad. El profesional hará limpiezas que eviten la aparición de la enfermedad.

¿Has sentido alguno de los síntomas aquí señalados y aún no sabes cómo proceder? Recuerda que en Dentisalud te brindamos no solo una evaluación integral, también un diagnóstico exacto y el mejor tratamiento para tratar tu caso.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese:

Conoce los beneficios de una limpieza dental 

Todo lo que debes saber si padeces de sensibilidad dental