6 min. de Lectura

La oclusión dental se pone de manifiesto en actos tan cotidianos como comer o hablar. Es la parte funcional del sistema masticatorio, donde participan una serie de músculos, tejidos, articulaciones y dientes, junto al esqueleto craneofacial.

Específicamente, la disposición entre la línea dental superior e inferior son las que permiten identificar una correcta oclusión dental.

En este artículo te explicamos qué es la oclusión dental, cómo reconocer si es correcta, sus tipos e incluso tratamientos. En resumen, un contenido imperdible para mantener la salud bucodental o si buscas realizarte alguna intervención en el área.

 

¿Qué es la oclusión dental?

La oclusión dental es la alineación y ajuste entre los dientes superiores e inferiores (la mordida). Los dientes del maxilar superior deben sobresalir levemente en  relación con los dientes inferiores; también, las cúspides de los molares deben encajar.

En ese sentido, los dientes superiores impiden que las mejillas y los labios sean mordidos y en el caso de los dientes inferiores, su función es proteger la lengua.

¿Puede estar defectuosa?

Sí, una oclusión defectuosa o maloclusión es una desviación, cuando los dientes no están alineados de forma apropiada, tal como lo acabamos de explicar. En consecuencia, se pueden derivar enfermedades periodontales.

Existen muchas formas de desviación: mordida cruzada, mordida abierta, dientes montados, sobremordida, submordida; éstas últimas las describimos más adelante.

Causas

La oclusión dental defectuosa se transmite de padres a hijos, por lo que la herencia es una de las causas más comunes. Sin embargo, existen hábitos y afecciones que influyen en la desviación de la oclusión, tales como:

 

  • Diferencia entre el tamaño del maxilar y la mandíbula
  • Diferencia entre el tamaño y posición de los dientes. 
  • Dientes traumatizados, perdidos, extras.
  • Defectos congénitos como el labio leporino y paladar hendido
  • Tumores de la boca, el maxilar o la mandíbula
  • Hábitos no corregidos en la infancia (chuparse el dedo, tomar de biberón durante mucho tiempo, presionar los dientes con la lengua, usar chupete después de los 3 años)
  • Retenedores, coronas, prótesis o correctores dentales mal empleados o inadecuados.

¿Cómo deben estar posicionados mis dientes?

Una oclusión correcta permite que los dientes superiores encajen ligeramente sobre los inferiores; además las puntas de los molares (muelas) deben encajar en los surcos de sus opuestos.

En una oclusión dental correcta las piezas de la arcada superior cubren ligeramente los dientes de la arcada inferior. Veamos esto en detalle.

Oclusión dental defectuosa o maloclusión

Vía Pexels. Licencia CC0

Molares (muelas)

  • Cada molar superior, a excepción del último, debe hacer contacto con su homónimo inferior y el distal siguiente. Por consiguiente, los molares superiores sobrepasan en una cúspide (punta del molar) a los inferiores.

Incisivos (frontales)

  • Los dientes incisivos superiores deben superponerse sobre los incisivos inferiores; máximo deben taparlos un tercio. El espacio de separación entre los incisivos superiores debe coincidir con el de los incisivos bajos.

Caninos (colmillos) y premolares

  • El borde del canino superior debe sobreponerse un tercio al canino bajo y el primer premolar inferior. 

Tipos de oclusión dental defectuosa

Un odontólogo puede diagnosticar una oclusión dental defectuosa mediante una revisión de rutina. Hay diferentes categorías de oclusión dental defectuosa (maloclusión). 

Una clasificación básica la tomamos de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (NLM):

 

  • Tipo 1. Es la más común, la mordida es normal, pero los dientes superiores se superponen levemente sobre los dientes inferiores.
  • Tipo 2. Conocida como sobremordida, puesto que el maxilar y los dientes superiores se superponen de manera considerable a la mandíbula y dientes inferiores.
  • Tipo 3. Conocida como submordida, es un tipo de oclusión grave en la que la mandíbula sobresale, lo que hace que el maxilar y los dientes inferiores se superpongan al maxilar y dientes superiores.

En un artículo anterior abordamos con mayor detalle los tipos de mordidas y maloclusiones; así como las consecuencias de una oclusión defectuosa. Migrañas, daño cervical y desgaste de tus dientes, son algunas.

Oclusión dental evaluada por especialista

Foto de Pavel Danilyuk en Pexels. Licencia CC0

¿Cómo se puede tener una buena oclusión dental?

Corregir una oclusión dental defectuosa o maloclusión requiere de un tratamiento. En algunos tipos de mordida clase 1 no se requiere de ortodoncia, ya que tus dientes no chocan.

Sin embargo, sigue siendo la ortodoncia la principal opción, te comentamos las opciones existentes con nuestro equipo de DentiSalud:

 

  • Ortodoncia metálica. Son los brackets metálicos tradicionales. Se fijan sobre la cara visible de la pieza dental y es una opción muy efectiva y económica; aunque nada discreta. Si deseas, en DentiSalud cuentas también con la opción mini, con el Tratamiento de Ortodoncia Comodity; unos aparatos más pequeños que generan menos incomodidad para el paciente.
  • Ortodoncia medicada. Se trata de unos brackets metálicos más cómodos bajo la modalidad Low Friction. Estas piezas poseen una tecnología avanzada que permite alinear los dientes en menor tiempo; además con menor fuerza en relación a los brackets tradicionales.
  • Ortodoncia Clear. Es un sistema discreto de brackets de cerámica que se asemejan al tono natural de tus dientes. Entre sus ventajas destacan: la resistencia de los materiales y que no poseen bordes que lastimen tu boca o encías.
  • Ortodoncia autoligada. Es un tipo de ortodoncia sin ligas, por lo que resulta de baja fricción; esa función la cumple un componente móvil que sujeta el arco con los brackets. Es uno de los tratamientos más demandados que soluciona todos los problemas de oclusión dental defectuosa; esto debido a que los resultados se obtienen en un tiempo mucho menor a las opciones convencionales.
  • Alineadores transparentes. Una moderna alternativa de alineadores plásticos traslúcidos, realizados a partir de una impresión de tu dentadura. Son removibles, por lo que puedes realizar la higiene dental sin dificultad alguna.

Su función es desplazar los dientes a la posición correcta. Cada dos meses aproximadamente, deben ser reemplazados.

Será el especialista quien haga el diagnóstico e indique el tratamiento idóneo. Si el caso es grave, es posible que seas referido a un ortodoncista y requieras de frenillos, extracción de dientes, fundas dentales, cirugía de la mandíbula, entre otros procedimientos.

 

Si tu mordida no está correctamente alineada tendrá una mala funcionalidad, por lo que un tratamiento de ortodoncia es lo más conveniente. Esto permite mejorar la función y masticación de tu boca; igualmente, influye positivamente en la estética.

La ortodoncia moviliza progresivamente las piezas dentales hasta alinearlas adecuadamente; para así corregir una maloclusión consolidada.

Conclusión

Es común que el paciente llegue buscando mejorar el aspecto dento-facial, sin considerar la necesidad de un tratamiento de ortodoncia. Para que el objetivo sea logrado, muchas veces es necesario trabajar en la funcionalidad y por ello se aplica la ortodoncia.

Sea que presentes un problema con tu mordida o busques realizarte un procedimiento estético, debes concertar una cita con tu especialista, quien determinará el tratamiento. En DentiSalud cuentas con profesionales capacitados y equipos especiales para atenderte. ¡Agenda tu cita al instante!

Si te gustó este artículo, tal vez podrían interesarte estos:

¿Problemas con la mordida? Maloclusión

La extracción dental como parte del tratamiento de ortodoncia

Post tratamiento de ortodoncia: cómo mantener tu sonrisa