7 min. de Lectura

La halitosis o mal aliento, mayormente se origina en la boca, señal de que tienes una mala salud oral. No obstante, es una enfermedad multifactorial, por lo que debes acudir al odontólogo para diagnosticar su origen. 

Las causas del mal aliento pueden ser entre otras: problemas gástricos, infecciones del tracto respiratorio o enfermedades sistémicas, como la diabetes. Si el odontólogo descarta que el origen es bucal, te referirá con otro especialista.

En los próximos párrafos leerás qué causa la halitosis y la forma de combatir el mal aliento.

 

 

¿Qué es la halitosis o mal aliento?

La halitosis, es un olor desagradable en el aliento de una persona que puede ser crónico, fundamentalmente originado por bacterias.

Es normal que, ante ciertos factores, presentemos mal aliento: al despertar, luego de comer ciertos alimentos o al estar enfermos del estómago. Sin embargo, un mal aliento persistente representa un incómodo problema que no soluciona el cepillado o un dulce de menta.

Veamos los distintos escenarios.

 

Conoce las causas del mal aliento

Como hemos mencionado, en su mayoría, los casos de halitosis provienen de la boca (mala higiene bucal, poca salivación, enfermedades bucodentales), como lo evidencia un artículo publicado por una marca dental, (al menos 75 por ciento de casos tratados así lo demuestran). Otra fuente científica, señala que es entre el 85 y 90 por ciento.

A continuación detallamos éstas y otras posibles causas de esta desagradable situación:

Alimentos

Existen alimentos que contribuyen a la generación de bacterias que al descomponerse sulfuran y crean el tan vergonzoso mal aliento. Entre ellos están: los ácidos como la cebolla y el ajo; aquellos que producen sequedad como el café y alcohol; productos lácteos y atún enlatado.

higiene en dentadura postiza evita el mal aliento

Photo by Matthew Poetker on Unsplash. Licencia CC0

Mala higiene bucal

Genera placa, la cual promueve la multiplicación de bacterias así como la formación de caries, que retiene microorganismos y restos de comida.

La profilaxis dental permite prevenir la acumulación de sarro y placa, imposibles de eliminar eficientemente con la higiene bucodental casera. Puedes solicitar tu cita en DentiSalud aquí.

 

Gingivitis y periodontitis

Enfermedades en las encías a consecuencia del sarro acumulado. Ya en esta etapa es indispensable acudir a un especialista bucodental que evalúe el mejor tratamiento a aplicar. En DentiSalud contamos con especialistas en periodoncia que te pueden ayudar a recuperar la salud de tu boca.

 

Boca seca

La sequedad bucal (xerostomía) puede estar dada por afecciones nasales, problemas de glándulas salivales, medicamentos, radioterapia y quimioterapia.

 

Ortodoncia

La higiene dental se ve dificultada con la ortodoncia. Consulta con tu ortodoncista de DentiSalud la mejor manera de mantener hábitos de limpieza bucodental, durante el tratamiento de ortodoncia.

 

Otros factores

Otras de las razones por las que puedes presentar mal aliento recurrente son: el hábito de fumar; dentaduras postizas con limpieza deficiente; acumulación de residuos de comida en amígdalas; infecciones del tracto respiratorio; infecciones de garganta, senos nasales y de pulmón.

 

Enfermedades que causan mal aliento

Cuando se inflama el tejido gingival, los mediadores inflamatorios (sustancias del sistema inmunológico como respuesta ante infecciones) hacen contacto con ese flujo de saliva; por lo que las bacterias causantes de la enfermedad periodontal también entran al sistema circulatorio alrededor de los dientes. 

Esto significa que las bacterias orales logran viajar hacia y desde otras partes del cuerpo; pudiendo ocasionar infecciones de otros tejidos o sistemas de órganos en el cuerpo. 

Por ello, la relación entre la enfermedad oral y enfermedades sistémicas como la diabetes, infecciones respiratorias, enfermedad cardiovascular, entre otras afecciones, como causantes del mal aliento. 

Mal aliento estomacal o desórdenes gastrointestinales

El trastorno en el aparato digestivo genera un tipo de olor desagradable que se evidencia en el aliento y es difícil de controlar. Puede estar causado por una afección (úlceras) o alteración del pH estomacal.

 

Diabetes

Es una enfermedad sistémica que provoca variaciones de los niveles de azúcar en la sangre. Esto expone la zona de la boca a enfermedades periodontales, que a su vez generan mal aliento, especialmente en los casos de exceso de azúcares en la boca.

 

Remedios caseros para el mal aliento

Cuando el mal aliento es causado por un desequilibrio estomacal, existen remedios caseros que ayudan a equilibrar el pH (niveles de acidez o de alcalinidad en el organismo). Esto reduce la acidez estomacal y es un paliativo, mientras programas tu visita al odontólogo.

Recuerda que la salud oral debe estar controlada con visitas periódicas al especialista bucal. Si deseas probar con estas alternativas es importante consultar al médico tratante.

 

Agua

Beber abundante agua, mantiene la boca húmeda y estimula la producción de saliva; la cual permite limpiar la zona bucodental de bacterias y restos de comida que al descomponerse generan el temido mal aliento.

Otra recomendación, es beber agua de limón en ayunas por su efecto alcalino en los ácidos estomacales. Sólo diluye el jugo de medio limón en un vaso con agua tibia y bébelo en ayunas y a media tarde.

 

Hierbas

La menta es una planta con propiedades digestivas. Además, regula el pH de la saliva, lo que neutraliza el fuerte olor en la boca, con un efecto refrescante.

Una buena opción para usar esta planta es a modo de infusión: agrega en una taza de agua hirviendo una cucharadita de menta; al cabo de unos 10 minutos en reposo, cuela y bebe. Toma de dos a tres tazas al día.

Otra hierba aliada contra la halitosis, es el perejil. El alto contenido de clorofila en el perejil controla el mal aliento. Junto con el vinagre de manzana, esta infusión regula la acidez estomacal.

Para preparar este remedio, deja en remojo dos ramas de perejil en media taza de vinagre de manzana. Luego de 10 a 15 minutos, toma las ramas de perejil y mastícalas por unos 3 minutos. Hazlo después de cada cepillado.

 

¿Cómo combatir el mal aliento?

  • Como medidas principales, mejora tu higiene dental. Si después de haber leído este artículo sientes que estás consumiendo muchos alimentos que afectan tu aliento, modera su ingesta. Controla los hábitos nocivos como el tabaquismo o el consumo de alcohol en exceso.
  • Otra de las acciones que debes tomar, en especial si el aliento desagradable no cede, es acudir con un dentista. Si padeces de gingivitis o caries, requieres de un tratamiento personalizado.
  • Por otra parte, si presentas infección de amígdalas y/o respiratoria, debes ir con tu médico tratante o especialista. Igual recomendación si detectas que la afección surgió como consecuencia de la toma de medicamentos. 
  • Recordemos además que las enfermedades sistémicas (afecciones hepáticas o renales, diabetes, desórdenes gastrointestinales) pueden alterar tu aliento. Contacta con tu médico tratante.

 

Conclusión

El correcto cepillado, uso de seda dental y enjuague bucal, siguen siendo las principales acciones para combatir el mal aliento. Si eres riguroso con esto y aún así tienes un aliento fuerte agenda una cita con nosotros.

Recuerda que: si tienes encías inflamadas, caries; usas prótesis dental o llevas tiempo sin hacerte una profilaxis dental, lo ideal es ir al odontólogo. Si el profesional descarta factores bucodentales te recomendará ir con tu médico de cabecera.

Esto porque la halitosis también puede ser ocasionada por algún trastorno estomacal, tratamiento médico o cambios drásticos en la alimentación.

Ebook cuidado de las encías

Consulta nuestra guía

Si te gustó este artículo, tal vez podrían interesarte estos:

Importancia de la saliva en la higiene bucal

Síntomas que indican enfermedad en las encías

Consecuencias del sarro en tu salud oral