6 min. de Lectura

Muchos han oído hablar de las muelas del “juicio” o terceros molares, ya que su aparición representa un evento muy común asociado al dolor en la adultez joven. Sin embargo, no todos conocen realmente el porqué de la remoción de estas piezas dentales.

Mucho menos de las consecuencias que podría provocar sobre la dentadura en general. También son llamadas cordales y tal vez te asombrará saber que estas nunca llegan a crecer en algunas personas.

¿Tienes alguna muela de esta clase? Seguro que sí, pero es importante saber si debes extraerlas, por qué y en qué momento. Descubre a continuación todo sobre este tema, cuídate y dile sí a una mayor salud oral.

¿Qué son las muelas del juicio?

Se llaman muelas del juicio a los últimos molares localizados a cada lado de ambos maxilares (cuatro cordales en total). ¿A qué edad salen las cordales? Reciben este nombre ya que suelen erupcionar entre los 16 y 25 años, una edad madura o de “juicio”.

Aparecen en la parte posterior de la boca, sumadas a las ya existentes 28 piezas de la dentición adulta. Si posees estos cuatro molares, cuentas con 32 dientes en total, salvo que hayas perdido alguna pieza dental.

Son los terceros molares y no se caracterizan por una pauta de crecimiento específico. Pueden hacer erupción o no al mismo tiempo, ocasionando dolor algunas veces.

Pero esta no es la regla, en algunos casos, las muelas del juicio aparecen sin crear ningún tipo de molestia. De igual forma, existen personas que no presentan sintomatología en caso de crecer alineadas y perfectamente sanas.

¿Por qué salen las muelas del juicio o cordales?

A medida que transcurren los años, tu boca al igual que todo tu cuerpo, atraviesa distintas etapas. Las muelas del juicio son parte de este proceso natural y evolutivo ¿Quieres saber su origen? Te explicamos.

Estos molares han estado presentes desde épocas prehistóricas, en las cuales el humano poseía mandíbulas más grandes. Esto debido a que se ingerían alimentos más grandes o duros que requerían mayor masticación.

Así que la boca contaba con mayor espacio y, por ende, con más dientes. Con el desarrollo de la raza humana por siglos, la dentadura se ha moldeado en función de una nueva dieta.

Por ello, hoy cuentas con una mandíbula más pequeña, adaptada a las necesidades actuales. Sin embargo, las muelas del juicio siguen apareciendo creando falta de espacio dental ¿Esta es la razón para extraerlas? Sigue leyendo.

Erupción de muelas del juicio

Photo by Jonathan Borba on Unsplash. Licencia CC0

¿Por qué se extraen las muelas del juicio o cordales?

Las cordales no necesariamente implican problemas, en caso de erupcionar adecuadamente, lo cual genera gran funcionalidad en la cavidad oral.

En estas ocasiones y ubicándose de forma correcta en la arcada, sería injustificable la extracción de muelas de juicio. Pero no todos los pacientes son iguales, cada persona es única y posee necesidades distintas según su condición.

Luego de una evaluación, la cual podría incluir procedimientos de imagen como radiografías, sabrías la razón para una posible extracción. Tu odontólogo recomendaría retirar estas piezas dentales al descubrir evidencias de:

Caries

Estas muelas son propensas a desarrollar caries por su ubicación posterior y difícil acceso a la limpieza dental. Restos de alimentos y gérmenes quedan concentrados en esta zona.

Enfermedad de encías

Al no poder ejecutar un correcto cepillado que incluya el área de las muelas del juicio, estarías en riesgo. Podrías desarrollar diversas enfermedades inflamatorias y dolorosas como gingivitis o pericoronaritis.

Tumores o quistes

Estas piezas dentales se forman dentro de la mandíbula en un pequeño saco. Este puede llenarse de líquido, destruyendo nervios, dientes y la propia mandíbula, generando quistes.

Afecciones sobre otros dientes cercanos

El apiñamiento es otro de los problemas ocasionados, al restar espacio para las demás piezas dentales. Esto ocasiona la acumulación de bacterias donde el cepillo no puede llegar.

Paso a paso de una extracción de muelas del juicio o cordales

Te invitamos a conocer el proceso para la extracción de muelas de juicio. Se trata de un procedimiento ambulatorio, lo que significa que podrás regresar a casa muy pronto.

Recuerda consultar todas tus dudas con tu especialista, quien te aportará toda la información necesaria.

  1. Para comenzar, el profesional encargado o cirujano maxilofacial evaluará el tipo de anestesia que te administrará. Esta puede ser local, vía intravenosa o general, en caso de que lo amerite.
  2. Se procederá a realizar una pequeña incisión en el tejido de la encía, lo que provocará la exposición del diente y hueso.
  3. Se extrae el hueso que impide el acceso a la raíz de la muela del juicio.
  4. Si es necesario, se puede seccionar la muela para la extracción por partes.
  5. Luego de haber retirado la pieza dental, se limpia el área.
  6. La herida es suturada para su posterior cicatrización (no es necesario en todos los casos).
  7. Una gasa es colocada en la zona de extracción para controlar el sangrado.

¡Lista la cirugía! Ahora, tu odontólogo te dará varias recomendaciones para tu recuperación exitosa.

Postcirugía de muelas del juicio

Imagen de PublicDomainPictures en Pixabay. Licencia CC0

Cuidados después de una extracción

Después de este procedimiento de extracción de tus muelas del juicio, es posible que experimentes moretones o hinchazón facial. La sensibilidad en el rostro o cuello es parte normal de los síntomas post cirugía.

 

  1. Tu odontólogo podrá recetar algunos analgésicos o medicamentos para aliviar el dolor o inflamación. Así como el uso de compresas frías o con hielo para la hinchazón.
  2. Debes descansar por el resto del día, evitando actividades fuertes por una semana. Hacerlo incrementa el riesgo de que el coágulo sanguíneo se despegue de la cavidad.
  3. Bebe mucha agua y consume, al menos por 24 horas, solo alimentos blandos. Evita comidas duras, calientes, picantes o gomosas que puedan ingresar en la cavidad o irritar la herida.
  4. Fumar o ingerir alcohol es totalmente contraproducente luego de extraer tus muelas del juicio. Esto retrasa el proceso de cicatrizado y eleva el riesgo de complicaciones.
  5. La limpieza debe ejecutarse siguiendo las recomendaciones de tu odontólogo. Generalmente, se realiza con cuidado después de las primeras 24 horas posteriores a la cirugía. Antes, evita el uso de enjuagues bucales.

Conclusión

Las muelas del juicio representan una realidad que, dependiendo de cada caso personal, se debe atender a la mayor brevedad posible. Las cordales pueden aparecer sin ninguna complicación ni síntomas negativos.

Pero también existe la probabilidad de crear molestias y dolores continuos que solo terminarán con una extracción profesional. Es muy importante contar con odontólogos capacitados para ejecutar este procedimiento ¿Ya conoces Dentisalud?

Somos expertos en el área dental, contamos con una amplia trayectoria y un gran equipo capacitado en las mejores técnicas del cuidado y salud horal. Nuestro compromiso es sinónimo de excelencia y grandes valores plasmados en cada paciente.

Si te gustó este artículo, tal vez podrían interesarte estos otros:

Descubre los secretos para tu salud oral

Conoce el deterioro dental y cómo combatirlo

¿Encías sangrantes? Acá la solución profesional que buscabas